Efectos del confinamiento en la familia y en la infancia (CONFIA-20)

En la primavera de 2020, la pandemia generada por el brote de coronavirus (SARS-CoV-2), cambió de forma substancial nuestras vidas. Con el fin de frenar su rápida expansión, el 14 de marzo se impuso el confinamiento de la población española que se prolongó, en su fase más restrictiva, hasta finales de abril. En un período muy breve de tiempo, familias y niños/as tuvieron que adaptarse a una nueva realidad que modificó totalmente sus dinámicas sociales habituales, así como sus espacios de relación personal. En estas circunstancias, el grupo UNDERISK inició una línea de investigación centrada y el análisis y comprensión de los efectos que la crisis del COVID-19 en general, y el confinamiento en particular, tuvo en los niños/as y sus familias.

Objetivo general

Analizar los efectos del confinamiento en los niño/as y sus familias, considerando los efectos tanto positivos como negativos, y modelando los procesos subyacentes (individuales y psicosociales) que permiten explicar las diferencias individuales observadas en las respuestas a la situación de crisis.

Objetivos específicos

  • Analizar los efectos del confinamiento en los niños a nivel conductual, emocional y social, atendiendo tanto a las consecuencias negativas (por ej., problemas de conduta), como positivas (por ej., implicación prosocial).
  • Examinar los recursos y estrategias de afrontamiento de los que disponen familias y niños/as para hacer frente a las demandas del confinamiento y de la crisis sanitaria.
  • Identificar factores específicos de la situación (por ej., número de contagios/fallecimientos en el entorno próximo; los efectos de la crisis en la situación laboral, etc.) que puedan contribuir a amplificar o reducir los efectos del confinamiento en familias y niños/as.
  • Analizar los efectos de la crisis en el ámbito familiar (por ej., afectación emocional, laboral), así como las prácticas parentales desplegadas de forma específica ante esta situación, e integrarlos en un modelo comprensivo que permita dar cuenta de los cambios en el comportamiento infantil derivados del confinamiento.
  • Examinar en qué medida las variables temperamentales y psicosociales medidas de forma temprana permiten predecir una mejor adaptación al confinamiento.

Muestra inicial

Durante el mes de abril de 2020, coincidiendo con la fase más restrictiva del confinamiento, se recogieron los datos en una muestra de 1.123 niños y niñas con edades comprendidas entre los 3 y los 12 años. La mayoría de las familias participantes residían en Galicia (94.2%); las familias restantes se distribuían en diversas provincias, incluyendo Madrid, Barcelona, Cantabria o Zamora. Parte de la línea CONFIA-20 permitió enlazar con el Proyecto ELISA, dende el cual se recogieron nuevos datos sobre los efectos del confinamiento en más de 700 familias participantes en este estudio longitudinal.

Participantes (informantes)

En ambas recogidas, la información fue proporcionada por los padres, siendo la madre la informante en un 89.5% de los casos. El cuestionario era accesible desde una plataforma web, y disponía de varias secciones en las que las familias informaban de su situación durante el confinamiento, los efectos que este estaba a tener en los niños/as, las prácticas parentales empleadas de forma específica, o su percepción acerca de las implicaciones que esta situación podría tener en el desarrollo posterior de los niños/as.

Si quieres contactar con nosotros haz click en el siguiente enlace: